Jornadas laborales de 60 horas semanales

Ayer se armo un gran revuelo con el primer paso para la aprobación de una Directiva Europea que amplíe la jornada laboral hasta un máximo de 60 horas semanales (65 en el caso del personal sanitario). He leído diversos diarios (tanto electrónicos como en papel) y casi todos ven esta medida como una barbaridad y un retroceso social sin precedentes.

Según la directiva, el trabajador podrá pactar con el empresario su jornada laboral- tal y como se viene haciendo en el Reino Unido desde hace ya algún tiempo- con la única limitación de 60 horas semanales. Naturalmente, si trabajas más horas, el sueldo aumentará en la misma proporción. Si esto fuera así, no creo que haya ningún problema, puesto que si al empresario le viene bien tener a sus empleados trabajando más tiempo, y a los empleados les viene bien trabajar más tiempo, no debería suponer ningún inconveniente. Todo lo sea flexibilizar el entorno laboral, es positivo (desde mi punto de vista).

Ahora bien, habría que vigilar que todo esto se aplique correctamente, ya que si actualmente hay muchos abusos en este sentido, es de suponer que también lo haya con la nueva Directiva. Habrá que vigilar que si una persona con contrato de 40 horas gana 1.000 euros, con uno de 60 horas gane 1.500 euros. Y habrá que velar por la libre decisión del trabajador de acogerse a una jornada laboral mayor, sin “presiones” por parte de empresarios, y viceversa.

Lo que está claro es que en España nos falta mucha cultura del trabajo y su flexibilización (sobretodo en horarios). No hay que estar muchas horas en el trabajo y de 8 a 3, sino maximizar la productividad el tiempo que se esté en el trabajo. El horario de trabajo ha de ser flexible y que se adapte tanto a las necesidades de la empresa como del empleado… y como este tema daría para muchos blogs, será mejor dejarlo aquí.

Sólo una última reflexión: Aunque en España la jornada laboral normal (marcada por Ley) es de 40 horas semanales (hasta un máximo de 48), yo me pregunto ¿quién de vosotros realmente trabaja más de 40 horas semanales? De los que trabajáis por cuenta ajena, muchos, pero seguro que de entre los que tenéis vuestra propia empresa, todos… Yo desde luego que sí.

Las ventas del comercio registran cinco meses seguidos de caída

Parece que ahora todos tenemos claro que el milagro económico español se apoyaba en dos pilares de dudosa sofisticación: Consumo Interno y Sector Inmobiliario. Además, parece que ahora todos tenemos claro que la revalorización de los activos inmobiliarios ha permitido a las familias consumir más a costa de su endeudamiento.

En economía los mecanismos de transmisión, o relaciones causales, son inevitables. Por tanto, al estancarse el mercado inmobiliario, no han hecho falta muchos meses para que directamente se vea su impacto negativo en el consumo interno y especialmente en el comercio minorista.

Como muestra, la siguiente noticia leida en El Pais:

“El comercio ha entrado en una senda de descensos que amenaza con ser prolongada. Las ventas han caído un 3,4% en el último año, según los datos que hizo ayer públicos el Instituto Nacional de Estadística. Se trata del quinto descenso consecutivo en este indicador, que refleja la menor disposición de los consumidores a gastar. La cifra es más significativa si se tiene en cuenta que elimina el efecto de la inflación y las diferencias de días hábiles entre el mes pasado y abril de 2007.

Los bienes más afectados por esta caída de las ventas son los de equipamiento del hogar (muebles, electrodomésticos, ordenadores…), más caros y prescindibles. Por el contrario, la alimentación aún crece un 1,2%.

La atonía del consumo alcanza a casi todos los negocios. De momento, sólo se salvan las grandes cadenas (las que tienen un mínimo de 25 locales), que logran un alza del 5,9%. No ocurre lo mismo con las grandes superficies (locales con más de 2.500 metros cuadrados), las más castigadas por la nueva coyuntura, con un descenso del 2,3% en las ventas. “

¿Igualdad en España? Pues con el chequebebé no

Me permito la licencia de desviarme un poquito de la temática general de este blog, pero creo que el tener una línea central no quita hablar de temas de actualidad, curiosidades o de “falsas verdades” (como es este caso).

Hablando el otro día con mi amigo Pedro, que el año pasado fue padre por primera vez, me comentó su experiencia con el “a todo bombo” difundido “chequebebé” que nos prometió el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La cuestión es que mi amigo Pedro (y su esposa) solicitaron el chequebebé al que tenían derecho, y ahora resulta que les deniegan los 2.500 euros prometidos. ¿Y por qué se lo deniegan? Pues porque mi amigo tuvo “el error” de enamorarse de una chica argentina. Y no sólo eso, sino que se casó con ella. Y no sólo eso, se vinieron a vivir a España. Y no sólo eso, al poco tiempo de estar casados y residentes en Madrid, tuvieron una niña (preciosa, por cierto).

Y el fallo de todo esta historia de amor tan bonita es que cuando la mujer de mi amigo se quedó embarazada y tuvo su hija no llevaba dos años o más residiendo en España. Y ahora sabemos, gracias a mi amigo, que si la madre del bebé (nacido en España) no lleva más de dos años residiendo en España, no tiene derecho a los 2.500 euros del chequebebé. Y es que ahora sé, que los beneficiarios del chequebebé no son los padres (o la unidad familiar), sino la madre. Por lo tanto, da lo mismo quien sea el padre a efectos de cobrar, que sea español, francés, chileno, ruso o malgache… parece ser que para el Gobierno el padre de la criatura no cuenta para nada.

Por tanto, según los requisitos del chequebebé, si la madre es española y el padre es un inmigrante ilegal que entró ayer (o más bien hace nueve meses) en España, da igual, ella seguirá recibiendo su chequebebé, porque la que cuenta es ella, y él no cuenta.

Y si el matrimonio es gay, ellos (o ellas) podrán decidir quien es “la madre” o beneficiario/a, con lo que si uno de los cónyuges es extranjero y residente en España desde hace poco tiempo y el otro cónyuge es español, podrán poner de beneficiario al cónyuge español… y a cobrar.

Por tanto, veo aquí una desigualdad tremenda y una discriminación hacia el hombre español y padre, ya que está claro que con este gobierno tiene más derechos una mujer española que un hombre español, y lo que es más grave, resulta que tiene más derechos un hombre extranjero que un hombre español.

Pienso yo que el que es español es español (sea mujer u hombre) y que el que es padre (utilizo el término genérico) es padre (sea mujer u hombre), y me pregunto por qué en este Estado de este gobierno que se autoproclama tan igualitario es posible que se discrimine por razón de género de una forma tan flagrante. ¿Qué pasa? ¿Qué mi amigo no tiene los mismos derechos que el resto de españoles? Y su hija, ¿es ciudadano español de segunda? La hija de mi amigo tendrá todas las obligaciones de un ciudadano español cuando sea mayor, pero no tendrá todos sus derechos y beneficios, porque en su nacimiento se le denegaron uno de sus primeros derechos, el chequebebé.

Las listas de morosos superan los 2,43 millones de personas en España en mayo

Más de 2,43 millones de personas residentes en España y 306.000 empresas tenían en mayo deudas impagadas con entidades bancarias, grandes compañías o financieras por valor de 14.269 millones de euros, según datos de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef-Equifax).

Fuentes de este registro explicaron que este incremento del número de morosos en España sigue la tendencia de los últimos meses, acrecentada con la crisis de crédito y liquidez originada por las hipotecas “subprime” en Estados Unidos y con la tendencia alcista del Euríbor.

En los cinco primeros meses del año, el número de operaciones morosas declaradas aumentó el 24,71 por ciento respecto al cierre de 2007, mientras que la subida fue del 37,67 por ciento en relación al mes de mayo de 2007.

Destaca el ascenso de las operaciones de mora de los ciudadanos no españoles residentes en el país, que pasaron de representar el 14,16 por ciento al 24,44 por ciento de los morosos.

Según estos datos, el número de operaciones morosas en mayo ha superado los 4,15 millones de euros, el saldo medio por deudor ha aumentado a 3.438 euros y el número de altas y bajas mensuales se sitúa por encima de 650.000, con más de 11,3 millones de registros modificados mensualmente.

Los gestores de esta lista, que recoge préstamos no devueltos a partir de los tres meses siguientes a la fecha de vencimiento del plazo, esperan que en los próximos meses “la morosidad siga subiendo”.

El registro de Asnef-Equifax se nutre de los datos aportados por 342 entidades, entre las que se encuentran bancos, cajas de ahorro y rurales, financieras de crédito y empresas que gestionan créditos para concesionarios de automóviles o pagos de recibos telefónicos.

Además, distribuidores de petróleo y de electricidad aportan y consultan datos del fichero de morosos de Asnef, del que son dados de baja los clientes que abonan la deuda registrada.

En el registro pueden participar las entidades asociadas o adheridas a Asnef, la Asociación Española de Leasing y la Asociación Española de Factoring y aparecer en él puede ocasionar problemas para recibir créditos de entidades financieras, que acuden a este tipo de registros para conocer la solvencia de sus futuros clientes.

En España existen más de cien compañías y entidades como Asnef que elaboran estos registros para después venderlos o facilitarlos a quien se los solicite, posibilidad autorizada por la Ley de Protección de Datos, que entiende que estas listas son beneficiosas para la actividad económica.

Además, el Banco de España dispone de la base de datos de la Central de Información de Riesgos, donde se recoge la evolución de la morosidad en España.

Leido aqui

El negocio de los seguros de crédito se dispara con el aumento de la morosidad.

Las pólizas frente a impagos aumentaron un 14% en 2007, muy por encima de cualquier otro ramo. Según las estimaciones del sector, para este año  2008 este ramo podría crecer el 30%.

La actual crisis crediticia está provocando un aumento en el número de los impagos empresariales, ante los que el seguro de crédito se muestra como el gran salvador. Según un estudio una de cada diez empresas españolas presenta un elevado riesgo de impagos en los próximos doce meses. Y la correduría de seguros Jori Armengol & Asociados prevé que la contratación de pólizas contra impagos crezca un 30% a lo largo de este año.

Debido a la crisis inmobiliaria, las empresas proveedoras del sector de la construcción (metalúrgicas, madereras, instalaciones y equipos) son las principales demandante de este tipo de seguro. El brutal crecimiento en la demanda de estas pólizas (de un 200% en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo de 2007) ha dado lugar a que estas compañías se enfrenten a primas “tres veces superiores a las que hubieran tenido que abonar en el caso de haber firmado el contrato con antelación, en una situación de mercado normal”, apunta la correduría catalana.

El bróker asegurador Marsh indica que, actualmente, la mitad de las compañías de seguros no da cobertura de crédito a constructoras e inmobiliarias por temor a impagos. El director general de Seguros y Fondos de Pensiones, Ricardo Lozano, recomienda que de ser así -no tiene constancia de que este tipo de empresas tenga dificultades para lograr cobertura de crédito-, las compañías afectadas denuncien el caso ante la Dirección General de Seguros.

Según Crédito y Caución, las insolvencias judiciales registradas hasta marzo crecieron un 74,2% respecto al mismo periodo de 2007, con 406 nuevos procesos concursales, buena parte de ellos en constructoras, inmobiliarios e industria auxiliar (ver gráfico). Esta aseguradora, que control el 60% del mercado, indica que “Tanto éste como otros indicadores apuntan que vamos hacia un escenario económico con mayores tasas de impago, en el que las empresas demandan herramientas de gestión de crédito que les permitan identificar las oportunidades de crecimiento rentable”.

El aumento de los impagos beneficia, por tanto, a las firmas del seguro de este ramo, ya que produce un inmediato aumento en la demanda de las pólizas de crédito. La otra cara de la moneda no resulta tan positiva,pues mayores tasas de insolvencia suponen un aumento de la ratio de siniestralidad (que mide la proporción de primas recaudadas que se dedica al pago de indemnizaciones por siniestros).

Por todo ello, en Crédito y Caución consideran que el escenario actual de crisis crediticia e inmobiliaria “es, ante todo, un reto” para el sector. “No existe un momento malo para contratar un seguro de crédito”, añaden, y recuerdan que el primer efecto de suscribir este tipo de pólizas es la prevención del impago, gracias a un análisis pormenorizado de cada operación comercial que va a cerrar el asegurado (ver información adjunta).

El seguro de crédito fue el ramo que más creció en 2007 de todo el negocio asegurador, al lograr un volumen gestionado de casi 734 millones de euros, lo que supone un 14,4% más que el año anterior (ver gráfico). El negocio de no vida aumentó un 5,4%, mientras que el de vida sólo creció un 1,3%.

Según expertos del sector, el mercado español de seguros de crédito es el cuarto más importante por volumen, después de Alemania, Francia y Estados Unidos. España, además, se ha convertido en el mercado que presenta una mayor penetración del producto entre las pymes, por encima del 21%. La firma líder del negocio es Crédito y Caución, cuyas pólizas contra impagos protegen ya a más de 30.000 empresas.

Cualquier empresa que vende a crédito puede suscribir este tipo de seguros. El producto tiene tres fases: prevención, indemnización y recobro. La prevención supone que la aseguradora estudia la solvencia real de las compañías y podrá cortar las relaciones antes de que se produzca la quiebra y lleguen los impagos.

En caso de impago, la aseguradora indemniza a su cliente. Lo normal suele ser el 80% de la deuda. Aseguradora y moroso negocian el pago de la deuda. Cuando el caso va la vía judicial, las aseguradoras consiguen cobrar del 15% de las empresas en quiebra.