¿Cómo reclamar facturas impagadas a una empresa?

Garantizar el pago de no siempre es fácil, sino que hay el riesgo de encontrarnos con clientes morosos. En este post, te contaremos cómo puedes reclamar impagadas, para evitar la pérdida de dinero.

Antes pero, hagamos un repaso de las medidas de prevención que puedes tomar para evitar casos de impago:

Solvencia de la empresa o cliente

Antes de realizar algún trato con otra empresa o cliente, puedes analizar su solvencia. Para ello, se pueden solicitar nóminas, declaraciones de IVA e IRPF.

Pago por adelantado

Hacer pagar un cliente antes de prestarle un servicio, es una buena forma de garantizar que pagaran por ello.

Pedir garantías

En este caso, lo que se puede hacer es solicitar una fianza o una garantía complementaria. Por ejemplo, en caso del alquiler de un piso, el arrendador tiene derecho pedir al arrendatario antes de entrar en el piso el pago de un mes de alquiler más otro mes como fianza. Esta fianza es un seguro en caso de que haya algún desperfecto en el piso, si no es así, la fianza será devuelta.

No contratar

En caso de que una empresa o cliente tenga una solvencia dudosa es mucho mejor no contratarla.

Plazo que tiene un cliente para pagar una factura

Según la Ley de medidas de lucha contra la morosidad  en caso de que no se pacte un plazo de pago específica, se entiende que será de 30 días naturales. No obstante, este plazo es prorrogable siempre y cuando se haga por acuerdo mutuo y no supere los 60 días.

Formas de reclamar facturas impagadas

Es importante que antes de reclamar el pago de una factura, te asegures que se trata realmente de una factura impagada con el plazo vencido. Si es así, debes realizar las siguientes acciones para conseguir que el cliente te pague:

  • Contacto

Debes ponerte en contacto con el deudor para averiguar si le ha llegado o no la factura, y cuál es la causa del impago.

  • Acuerdo de pago por escrito

Si has conseguido contactar con el deudor, debes intentar llegar a un acuerdo de pago con él, y sobre todo hacerlo de manera escrita y que quede firmada por ambas partes. Así, en caso de que siga sin pagar, tienes un documento que lo demuestra. Para llegar a un acuerdo con él, no está de más aplazar la deuda, o reducir un poco el importe si paga rápido. De esta manera, verá que tienes buenas intenciones y terminará pagando.

  • La factura sigue pendiente

En caso que el plazo que habéis acordado para pagar la factura venza, puedes enviar un burofax con acuse de recibo y certificación de contenido, es decir, con el cual reclamas de forma amistosa la deuda. Dicha notificación debe contener; el importe y concepto de la deuda, la forma y plazo de pago y la posibilidad de presentar una demanda judicial en caso de impago.

Si ninguno de los tres casos anteriores funciona y la deuda sigue sin resolverse, tienes la posibilidad de hablar con un abogado para que te asesore sobre la posibilidad de presentar una demanda judicial para reclamar la deuda. Aun así, recorrer a la justicia no es recomendable si se trata de pagos bajos, ya que el procedimiento judicial tiene un coste también.

Plazo para reclamar facturas

El plazo legal es uno de los aspectos más importantes a la hora de reclamar una factura. En el 2015 el plazo para reclamar una factura se redujo de 15 a 5 años. Por tanto, se puede reclamar el pago de una factura hasta 5 años después del impago. Pasados estos 5 años quedará prescrita. Si las mercancías las compra un consumidor el plazo es de 3 años. Además, en caso de que el producto adquirido fuera defectuoso, el plazo de reclamación es de 2 años desde la entrega del mismo.